«La península de la paz, CERVO» 9 de septiembre

Hoy hemos disfrutado de una preciosa mañana de “A Mariña en Ruta” con la caminata “La Península de la paz, Cervo” guiada por Noela Feal. Una ruta que ya ha comenzado con una grata sorpresa, cuando hemos visto a Noela vestida con sus mejores galas para la ocasión. Vestida de Maruxaina. Todo un detalle que no ha dejado indiferente a nadie y nos ha sumergirdo en la historia, cultura y pasado de Cervo.

Hemos empezado en el Parque Reina Sofía de San Cibrao, parroquia de Lieiro. Desde dónde hemos observado parte de la ría y las edificaciones que la rodean. Lo cual nos ha permitido situarnos a nivel histórico en la villa. Noela nos ha hablado de comercio marítimo y de pesca de San Cibrao, dos pilares socioeconómicos vitales a lo largo de la historia para la población local.

Hemos pasado por al lado de la carpintería de ribera de Francisco Frá, haciendo hincapié en el valor patrimonial de su oficio. También hemos conocido personas históricas de la villa, como Juan Sarmiento, otro carpintero de ribera que incluso esculpió imágenes de la Semana Santa de Viveiro inspirándose en marineros de San Ciprián, en las que unía picaresca y arte.

A continuación hemos pasado por la Playa do Torno. Dónde descansa la estatua de la famosa Maruxaina. Personaje protagonista de las leyendas de la zona, en ocasiones bondadosa que avisa de los temporales, en otras misteriosa que amenaza con llevarse a alguien a Os Farallóns. Mitad mujer, mitad pez, es la protagonista de la fiesta local desde 1985, cuando la comisión de fiestas decidió crear esta fiesta con una comida entre amigos en aquel entonces gracias a un excedente de dinero.  Y también hemos contemplado la mina de la segunda guerra mundial que está situada en esta playa. Una mina desactivada, que se ha querido exponer como recuerdo de la buena suerte que tuvo la población al no estallar la mina durante los años que se encontraba escondida en la arena y activa. 

Después hemos visitado la capilla de San Ciprián. Hemos subido a la Atalaya, lugar de avistamiento en la época de la caza de la ballena. Hoy en día, el lugar ideal para la observación de aves y el avistamiento de cetáceos.

Y por último hemos bajado a la playa de Cubelas, donde Noela nos ha recordado la marcada historia ballenera de la villa. Era en esta playa donde se hacían con la carne y el apreciado aceite de las ballenas. Y un claro ejemplo, de cómo la pesca amoldó la estructura social de Cervo, igual que muchos otros pueblos de A Mariña Lucense, en la que los hombres iban al mar y las mujeres se hacían cargo de la casa. Una sociedad matriarcal que queda visible en la estátua “Volta ao fogar” dedicado al hecho del regreso a casa del marinero, situación muy propia del siglo XX en el que el trabajo en el mar era otra manera de emigración en nuestro pueblo.

Gracias Noela por descubrirnos los entresijos de cada rincón de San Ciprián, por acercarnos con tanta pasión y de una manera tan original al patrimonio cultural de la villa.